domingo, enero 16, 2022
InicioSocial"Estamos acostumbrados a esto hace diez años"

«Estamos acostumbrados a esto hace diez años»

El domingo 7 de junio comenzó a circular por numerosos medios y portales de noticias una nota en la que se acusaba a Patricio Fontanet, ex líder de Callejeros, de provocar a víctimas y familiares de la tragedia de Cromañón, por un telón ubicado en el escenario durante los últimos recitales que su banda dio en Baradero. La crítica es porque están dibujados «fuego y humo en clara alusión a lo que pasó el 30 de diciembre de 2004», según las textuales palabras que se utilizan en esa noticia. Sin embargo, en la puesta en escena para el show, simplemente había un atardecer rojizo con varias nubes, que se encontraba allí porque los recitales comenzaron de día y las pantallas no se podrían haber apreciado con claridad en esos momentos.

Ante el revuelo generalizado por esta campaña mediática de difamación, que calificó al ex cantante de Callejeros de «provocativo», se pone nuevamente en la agenda la causa Cromañón y las responsabilidades de los músicos, por lo que desde este portal decidimos entrevistar a Diego Cocuzza, sobreviviente de la tragedia ocurrida en el boliche de Once y miembro de la ONG No Nos Cuenten Cromañón (NNCC).

¿Qué fue lo primero que pensaste al ver las noticias?

Lo vi sólo en Minuto Uno. Después, supuse que se iba a reproducir en los demás. Pensé en que pasa lo mismo de siempre: algunos padres, los mismos que siempre embarraron la cancha de la mano de Poplavsky (uno de los abogados querellantes), que tienen contactos en los medios tiraron ese chamuyo del humo y no se qué otro delirio. Era un cielo, nubes, con una justicia devastada en forma de esqueleto adelante. Y pensé en que yo me subí al escenario a convocar en nombre de los sobrevivientes a que nos manifestemos por justicia el 16 de junio y pensé que estuve horas afuera juntando alimentos para un comedor y eso no salió en los medios. Pensé en quién habrá sido que escribió la nota también, porque no estaba firmada. Está claro que es una opereta política, pero ya estamos acostumbrados a todo esto hace 10 años.

¿Por qué te parece que no salen por ningún lado las donaciones y otras convocatorias?

Diego muestra una foto de Ricardo Canaletti (periodista de policiales en TN) junto a Nilda Gómez (madre de una víctima de Cromañón y titular de la ONG Familias por la vida, donde se agrupan padres, familiares y amigos de fallecidos en Cromañón, que creen que los ex integrantes de Callejeros deben ir a la cárcel) y dice:

Canaletti con Nilda Gomez. Y así con varios periodistas. Tienen mucha plata algunos, y nosotros no. Entonces, nosotros no podemos comprar los medios. Yo por suerte estuve siempre de la misma vereda, defendiendo mis ideales y los de los chicos que murieron esa noche. No todos pueden decir lo mismo, incluso habiendo perdido un hijo ahí. Y nunca nadie nos pudo comprar ni va a poder, como a la mayoría de los padres; el problema es que la minoría es la que sale en la tele.

¿Pensás que la invisibilización de la campana que sostienen ustedes está orquestada por algo más grande que la opinión de quienes arman las notas?

Sí, obvio. Está todo digitado de arriba. Igual, es cada vez más visible, sobre todo los últimos años, y se quieren matar porque a nosotros no nos banca nadie y logramos hacernos ver igual.

¿Es casualidad que estas notas salgan a diez días de la última audiencia de la causa Cromañón?

No. Está todo armado. Antes de cada sentencia arman una movida así, siempre. Revisá los diarios de diez días antes de las sentencias anteriores y vas a ver que alguna mentira sale. Igual, lo del 16 no es una sentencia, es una audiencia. Pero es relevante.

De cara a la audiencia, ¿cómo ven la situación? ¿Qué expectativas tienen?

En la audiencia del 16 no se define nada, así que tranquilos. Esperamos la absolución, que es lo que corresponde. Lo que hizo el Tribunal Oral 24 después de evaluar a 300 testigos y cientos de pruebas, fue absolverlos. La absolución a los integrantes de Callejeros digo, claro. Después agarró la causa una manga de impresentables y corruptos de la Sala III de Casación y, leyendo un par de papeles, cambió la sentencia. Pero lo que corresponde es la absolución, sin ninguna duda.

¿Qué es lo que pasará concretamente el 16 y cuándo se decidiría la suerte de los chicos de Callejeros?

El 16 es una audiencia a la que llamó la Sala IV de Casación, que es la que agarró la causa por orden de la Corte Suprema. Eso hay que remarcar, es algo casi inédito: que la corte se haya expedido a favor de la inconstitucionalidad de la detención de los músicos. Y no se define nada. Cada una de las partes expone sus argumentos y, según tengo entendido, no hay plazos para una resolución. Lo que no puede pasar, por dictamen de la Corte Suprema también, es que les aumenten las penas. O sea que se las bajan, quedan igual o los absuelven, que es lo que va a pasar: la absolución. Y que nos dejen en paz por primera vez en más de 10 años.

Por último, ¿algún mensaje para la convocatoria?

Como dice la canción, es «Tiempo de estar», es momento de definiciones. Todos los que en algún momento viajaron 10, 100 ó 1000 kilómetros para ver a la banda, esto es más importante. Se trata del futuro. De que una vez en este país paguen los corruptos y no los perejiles; que paguen los coimeros, no los trabajadores. Si pagan los trabajadores, Cromañón va a volver a pasar y no quiero eso para mis hijos. Quiero que el 16 vengan todos a Comodoro Py, por el futuro de nuestros hijos.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments