domingo, enero 16, 2022
InicioDeportesGanar sigue siendo un cuento chino

Ganar sigue siendo un cuento chino

Núñez.- Por la 22ava fecha del Campeonato de Primera División, el River campeón de América recibió a Huracán en el Monumental. El pitido inicial sonó a las 18:15 y el encargado de hacerlo fue Saúl Laverni. El Millonario venía de su segunda derrota al hilo (toda una noticia tomando en cuenta el buen presente) frente a Estudiantes en La Plata por la mínima diferencia. Por su lado, el Globito logró en la fecha pasada un pobre empate sin goles ante Lanús en Parque Patricios.

Gallardo y sus dirigidos vienen dejando una huella imborrable en el ámbito internacional con las 4 copas conseguidas en menos de un año, pero el torneo local sigue siendo una dificultad. Con el impulso de su gente, La Banda empezó tibiamente a demostrar ese equipo de buen juego que supo ser y tuvo el control del balón desde el arranque del partido. Con Lucho González como armador más los regresos de Ponzio, Viudez y Mora, River buscaba el gol con buenos toques y el manejo del encuentro.

El gol llegó desde la banda derecha, por donde supo molestar el elenco de Gallardo: un centro de Sánchez que chocaba con la defensa del Globo, el Pity Martínez -ex Huracán- cabecea en el borde del área chica, la pelota cae en parábola hacía el arco y entra para marcar el primero a los 14 minutos. La polémica se hizo presente porque antes de que el esférico caiga adentro de la red, Sánchez disputaba el destino de la pelota en la línea del arco junto a Mancinelli estando en offside, sin embargo ni el árbitro ni el línea dieron cuenta de ello.

El Millo buscaba liquidar el partido y dio aviso Vangioni con un potente remate desde la izquierda que impactaba en el travesaño. River perdonaba y Huracán respiraba. No solo respiraba, si no que aprovechaba los errores de la defensa que ya parece extrañar a Funes Mori: Ponzio la pasa hacia atrás para evitar tener que reventar la pelota y poder salir jugando. El pase no tiene suficiente fuerza y la logra interceptar el Rolfi Montenegro que patea la pelota y se desvía en Álvarez Balanta, lo que perjudica a Barovero que ya había calculado la primer trayectoria del balón y así llega el empate a los 40 minutos del primer tiempo en el mejor momento del local en el partido.

El segundo tiempo da inicio con un River herido por el inesperado empate y un Huracán más ordenado y calmado para enfrentar lo que venía. No pudo recuperar el ímpetu que había tenido al principio y el equipo del Muñeco demostró las falencias que vienen acarreando desde que volvió de Asia. El Globo tomó más protagonismo y estuvo cerca de darlo vuelta junto a Wanchope Ábila, que realizó una media tijera que fue directa a las manos de Barovero.

En la última jugada del duelo, una contra de River casi termina con gol del uruguayo Sánchez luego de que la pelota quedase perdida en el área tras una serie de rebotes, pero terminó en lo más alto de la Centenario. El partido culminó 1 a 1.

De esta manera y con la ley del ex bien presente, no se pudieron sacar diferencias La Banda y el Quemero. River sigue sin poder ganar y llegó a los 38 puntos (aún debe la fecha contra Defensa y Justicia) y continua 5º en la tabla. Huracán sumó un punto importante para engrosar el promedio y llega a las 20 unidades que lo dejan en la 26º posición.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments