24 C
Buenos Aires
3 diciembre, 2022 12:02pm

La Antártida es el único territorio del mundo sin coronavirus

En la actualidad, la Antártida es el único lugar en el mundo donde no hay registros de coronavirus, Covid-19. Paradójicamente, el lugar más frío del planeta está exento de casos positivos de esta enfermedad que mantiene al mundo en medio de un preocupante panorama.

Las aproximadamente 80 bases construidas en este inmenso continente de hielo acogen en verano a unas 5.000 personas que se reducen a alrededor de 800 o 1.000 en invierno. 

La Argentina tiene 13 de esas bases. Seis son permanentes: Carlini, Esperanza, Marambio, Orcadas, San Martín y Belgrano II. Y 7 son temporales: Cámara, Decepción, Primavera, Melchior, Brown, Petrel y Matienzo.

Sin embrago, la base más grande, sin dudas, es la estadounidense McMurdo, con capacidad para más de 1.200 personas. Mientras que China, muy interesada en expandir sus actividades en la Antártida, está construyendo su quinta base en este territorio.

A los científicos y militares que van a trabajar cada año se suman de 60.000 a 80.000 turistas, a los que se le permite pasar unas horas en el territorio más virgen del planeta. 

Lea también https://segundoenfoque.com/astronauta-aleman-consejos-confinamiento-por-coronavirus-2020-03-30

Impacto en la Antártida

La Antártida no se pudo librar del impacto en el resto del mundo y sintió los embates del Covid-19. Pero el que no haya ningún caso positivo de coronavirus en la Antártida no significa que el territorio más virgen del mundo se esté librando del impacto en el resto del mundo.

China, el gigante asiático, redujo notoriamente su actividad en las bases dependientes en cuanto se supo de la epidemia en Wuhan.

Las campañas de los otros países se estaban desarrollando con normalidad, pero la rápida propagación del virus por Europa afectó también a sus destacamentos.

Medidas de protección

Para que continúe como un territorio libre de coronavirus, el Consejo de los administradores de los programas antárticos nacionales (COMNAP) envió a los comités polares de los países presentes en el continente helado un documento con recomendaciones de seguridad que va actualizando periódicamente porque, como destaca este organismo internacional, “la situación cambia constantemente”.

Entre tales medidas se estipula que los turistas no puedan visitar los centros de investigación. Ellos son la población más sensible pues además del riesgo de que contagien porque no se someten a las cuarentenas que sí cumple el personal que trabaja en la Antártida, muchos de los que se embarcan en esos caros cruceros polares son personas de avanzada edad.

Por eso, antes de este coronavirus, muchos programas antárticos ya habían suspendido la interacción entre los turistas y la tripulación de los barcos con los miembros de sus campañas.

El COMNAP también pidió suspender todos los viajes que no imprescindibles y las visitas a las distintas bases, que debe revisar y mejorar sus condiciones de seguridad e higiene, su capacidad para hacer diagnósticos y para la telemedicina.

Además, se dan instrucciones para evitar que, si se da un caso positivo en alguna base, el coronavirus se propague por el continente. La Antártida es un continente muy hostil en su conjunto; pero hay zonas mucho más inhóspitas que otras, y de evacuar a una persona enferma o herida no resultaría nada fácil.

Más articulos

Últimas noticias