14.2 C
Buenos Aires
12 agosto, 2022 12:36pm

Natalia Denegri vs el algoritmo de Google

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de revocar el último fallo de la Cámara Civil, dónde se favorecía a Natalia Denegri en su pedido por el “derecho al olvido” y la desindexación del contenido que la liga al Caso Coppola, es hoy el foco de numerosos debates en ámbitos legales, mediáticos como también de género. 

Sin duda, es un tema complejo y podemos pensarlo desde diferentes puntos de vista. Desde nuestro lugar en el marketing digital y la tecnología, no deja de ser interesante pensar esta situación corriendo el foco hacia ese fantasma que hoy nos persigue a todos en todas partes y que es el poderoso algoritmo.

¿Cómo consumimos información? ¿Qué nos muestra el reclamo de Natalia Denegri?

Con su decisión, el máximo tribunal de nuestro país afirma priorizar y defender el derecho a la información y la libre expresión. Planteando que la idiosincrasia argentina impone, frente a hechos de interés público, reconocer un “derecho a la memoria” antes que un “derecho al olvido”. Agregando, además, que existe una memoria social, la que pertenece a las personas, y que un funcionario no puede atribuirse la autoridad de decidir qué se debe olvidar y qué se debe recordar.

La argumentación recae en que no es “democrático” limitar la libre circulación de información ligada a temas de interés público y privar a la sociedad del acceso a esa información. Natalia Denegri, por su parte, ha expresado que su reclamo no busca afectar a la libre expresión. Tampoco dice querer que tal información se borre sino desvincular ciertos links que, bajo la acción del algoritmo, enlazan con su nombre y con contenidos que, en la actualidad, reflejan violencia de género y la dañan a nivel familiar y laboral.

Estos argumentos encontrados exponen, obviamente, la enorme evolución tecnológica que nos envuelve y el vacío que nuestras leyes hacen en esta materia, exponiendo la dificultad que implica lidiar con esta amplia y cambiante dimensión digital. 

Ahora bien, la discusión puede pensarse mejor, creo, si nos preguntamos por qué el algoritmo de búsqueda orgánica ubica ese contenido en primer lugar, por qué lo considera más importante que otros

Y, aunque el funcionamiento del algoritmo es algo que, como usuarios, nos supera. Nadie te dice muy bien cómo funciona el algoritmo, es cómo la fórmula de coca cola, si hay algo que está claro: el algoritmo se rige y te entrega información en base a lo que vas consumiendo. Su objetivo es hacer que sigas consumiendo información. Lo que hay que pensar entonces es cómo consumimos información, ahí nos toca a todos. Como sociedad y cómo usuarios digitales.

Lo que viene, incluso, es mucho más complejo. Si pensamos en la incorporación de inteligencia artificial para la creación de contenido, en reemplazo del redactor o periodista que se sienta y escribe. Tengamos en cuenta que, además, no se consume la misma información y de la misma forma en todas partes y en todo momento.

Hoy, si pensamos en todo esto, probablemente la respuesta superadora está en usar las fuerzas a tu favor, poner al algoritmo de tu lado. ¿Qué significa esto? Que Natalia Denegri, o quien sea, genere nuevo contenido, más fresco y más acorde a lo que hoy quiere comunicar. Construir un nuevo posicionamiento, de alguna manera darle de comer otra cosa al algoritmo.

Te puede interesar leer: Redes sociales y política: el candidato como un fenómeno mediático.

Más articulos

Últimas noticias