domingo, enero 16, 2022
InicioDeportesRiver es una enfermería: 2 nuevos lesionados

River es una enfermería: 2 nuevos lesionados

Ezeiza, Buenos Aires.-   Más que un club es una enfermería en estos días River, porque esta mañana se encendieron dos alarmas preocupantes de cara al superclásico del próximo domingo. ¿Quiénes corren peligro de perderse el partido? El uruguayo Tabaré Viudez y Lucas Alario, encima hay que sumar lo de Leonardo Pisculichi.

La práctica de esta mañana en el predio que tiene el Millonario en Ezeiza dejó varias dudas y algunos dolores de cabeza para Marcelo Gallardo de cara al próximo partido del día domingo. Lucas Alario tuvo que dejar de entrenar para ponerse hielo en la rodilla izquierda debido a una inflamación que se le produjo mientras realizaba algunos trabajos físicos, pero por el momento no se encuentra descartado.

Por otro lado, el uruguayo Tabaré Viudez dejó la práctica porque se resintió de una pubalgia y eso prácticamente lo deja afuera de partido con Boca en el Monumental. A diferencia de sus compañeros, este tipo de lesión siempre está presente en quien la contrae y es muy traicionera porque pueden pasar meses sin que afecte al jugador y de un día para el otro aparece y te deja marginado.

Lo del uruguayo es cosa seria porque es la sexta lesión desde su llegada a mediados del año pasado y nunca pudo terminar un partido completo.

Llegar en óptimas condiciones al clásico pareciera ser una hazaña en estos días sumando la gran cantidad de jugadores lesionados que se van reproduciendo día a día. El primero fue Álvarez Balanta contra Quilmes en la primera fecha, luego llegó Andrés D’Alessandro en la tercera fecha contra Godoy Cruz, y ahora hay que sumarle a Leonardo Pisculichi el lunes pasado en la victoria contra Independiente.

“No vamos apurar a nadie. No nos sirve un jugador al 50% sino al 100%”. Esas fueron las palabras de Marcelo Gallardo después de haberle ganado a Independiente, y por ende el armado del equipo se parecería mucho al que jugó el día lunes.

Y ante la gran cantidad de lesionados, la responsabilidad de ser el que pida la pelota siempre, de aportar una cuota de rebeldía, de hacer jugar al equipo y ser el enganche del equipo caerá en manos de Gonzalo Martínez. Sin dudas que el próximo encuentro será una prueba de fuego para el jugador, ya que le permitirá no solo a él sino al entrenador y al público poder confirmar si las buenas actuaciones en los encuentros previos fueron solo un pantallazo o si verdaderamente el ex Huracán se acomodó a la camiseta de la banda roja.

Sin embargo, las preocupaciones no terminan ahí porque el armado del medio campo es un misterio por el momento. Pensar quién será el que ocupe el puesto de marcador central (mejor conocido como 5)  es una de las cosas que deben pasar por la cabeza de Gallardo, pero es complicado dejar afuera de un partido tan importante a un jugador tan importante como Leonardo Ponzio, es una locura, pero arriesgarse a jugar otra vez con un doble 5 totalmente desgastado y más en un River – Boca es algo bastante peligroso.

Recién es miércoles y restan los entrenamientos del día jueves y viernes, donde el equipo realizará una práctica formal de fútbol y seguramente se pueda ver con más seguridad el equipo que salga a la cancha el próximo domingo.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments